Feeds:
Entradas
Comentarios

“El Bryan” un joven de 15 años, hace unos días atrás  cometió el cuarto asesinato en su corta vida. ¿Cuál es la raíz del problema? Niños sin control, padres ausentes, familias disfuncionales, droga, pobreza, violencia, delincuencia, deserción escolar todo ello y mucho más.(2)

Cuando un niño no regresa a la escuela la pregunta obvia es ¿dónde está? ¿qué hace durante el día?. Muchos colegios ubicados en sectores de alto riesgo social de las ciudades de nuestro país, centran sus esfuerzos en mantener a los niños en el sistema escolar, porque si no están en el colegio están en la calle. Este esfuerzo está por sobre la calidad o el buen desempeño académico. Estos colegios son medidos con la misma prueba Simce que rinden todos los colegios, y sus bajos resultados los llevan a ganarse el triste nombre de “el peor colegio”.

Al leer los post que ha generado la noticia de “el Bryan”, se refleja la contradictoria sensación de que personas como él no deberían estar insertos en la sociedad, incluso hay gente que menciona que la pena de muerte tiene sentido frente a esta situación. Sin duda, lo chocante de esta realidad impide hacer análisis profundos sobre el  entorno y la vida de este niño. Muchos reportajes han intentado mostrar la realidad de las poblaciones en las que crecen y se desarrollan estos jóvenes chilenos  y lo único que logra la prensa  es crear un prejuicio frente a esta realidad, cuando lo que se necesita es “empatía”.

  • Deserción escolar, pobreza y delincuencia.

Es probable que frente a la realidad de niños que delinquen y que en su mayoría son desertores del sistema escolar, no sea necesario buscar respuestas, si no más bien hacerse las preguntas correctas. ¿Cuáles son las causas reales? ¿Qué hay en común en las historias de cada niño que no regresa a la escuela? ¿por qué estos factores están presentes en su realidad y no en la de otros niños chilenos? ¿el abandono de la escuela y la delincuencia son causa o consecuencia?

Podríamos afirmar que existen elementos comunes en el entorno de los niños con que a corta edad abandonan la escuela y presentan historial delictivo: POBREZA, ADICCIONES y DESENCANTO. Una pobreza arraigada en el modo de vivir, pobreza de horizonte y futuro impuesta por una sociedad que estigmatiza y transmitida  en el ceno familiar, en el que el delito se transforma en  “LA FORMA” de “SER ALGUIEN”. Adicciones que les permiten seguir viviendo y subsistiendo y el desencanto de verse siempre en desventaja frente a la sociedad. “La pobreza no se elige” ¿es aceptable que les catalogen  como ciudadanos peligrosos? ¿son estos niños completamente responsables de sus delitos? ¿Por qué los jóvenes deben mentir sobre su dirección cuando buscan trabajo? (3)

  • Otra cifra vergonzosa.

Chile es un país rico, con recursos naturales variados y mucha inversión extranjera, pero tenemos una triste cifra de inequidad social en la repartición de la riqueza. Según datos entregados por la Fundación para la Superación de la Pobreza, un hogar “indigente” percibe $8.323 per cápita, uno “pobre, no indigente” $28.888 y un hogar “no pobre” $214.731.(4) La brecha es vergonzosa. Puede que éste sea un punto clave a considerar cuando opinamos sobre delincuencia juvenil y educación para todos.

  • El Fracaso de un  Sistema Implica Responsabilidad Social.

El sistema educacional municipal no ha dado respuestas para los niños y jóvenes chilenos inmersos en estas realidades. Se van, algunos de ellos a trabajar en lo que sea, otros a asumir una paternidad adolescente, algunos mueren por violencia ejercida por otros jóvenes y la mayoría de ellos va a la calle. Abandonan la escuela para aprender a sobrevivir bajo las leyes de su entorno. Cuando esto sucede el fracaso no es de la escuela ni de los padres, ni del Ministerio de Educación hemos fracasado como sociedad. Cada uno de nosotros tiene una profunda responsabilidad social frente al flagelo de la pobreza. Esta responsabilidad comienza por detenerse a hacer un análisis un poco más profundo, tomar posturas políticas,  buscar soluciones que humanizan nuestra sociedad, colaborar con opinión y acción, vivir y promover la equidad en la repartición de las riquezas, para que podamos comenzar a opinar sobre penas de muerte y responsabilidad penal juvenil. Para hablar de los chilenos, hay que mirar “EL CHILE QUE TENEMOS”

Claudia Calderón G

Profesora de Educación Tecnológica

1.- http://diario.elmercurio.com/2010/02/18/nacional/nacional/noticias/6ACDF363-2A90-4966-B148-47F37D9DBD6E.htm?id={6ACDF363-2A90-4966-B148-47F37D9DBD6E}

2.-http://www.cpce.cl/en/publicaciones/docman/doc_download/23-3-dinamica-de-la-desercion-escolar-en-chile

3.-http://www.superacionpobreza.cl/articulo-det.php?cat=1&id_articulo=35

4.- PANORAMA GENERAL DE LA POBREZA Y SU DINÁMICA EN CHILE: ÚLTIMAS MEDICIONES.

DIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN y PROPUESTAS PÚBLICAS. FSP – DIPP 2009.

“Lo peor de volver al colegio, es que al finalizar febrero la gente me diga que la escuela es una lata” (Ignacio de 11 años)

Para los niños, el regreso a clases suele ser un período emocionante. Entre la posibilidad de reencontrarse con los amigos de todos los años y descubrir a los compañeros nuevos. Sumado a ello, la posibilidad de escoger los útiles escolares y el uniforme con el corte de moda, este periodo se transforma en una ilusionante espera. La disposición familiar y el mensaje positivo de los padres sobre el regreso a clases, es fundamental para que este periodo no se transforme en la “antesala de una tragedia”

Asistir a clases, debe resultar una experiencia grata. La escuela debe ser, entre otras cosas, un espacio de acogida, contención afectiva, y  desafíos intelectuales que motiven la autoestima escolar y el desempeño  académico.

Para los padres, acompañar el proceso de regreso a clases, es una tarea que se divide entre la compra de útiles escolares y uniformes, y comenzar paulatinamente a retomar las rutinas diarias propias del periodo escolar. Algunas recomendaciones son: retomar junto a los hijos el hábito de leer; ordenar o disponer de un espacio para estudiar (escritorio o muebles para los cuadernos y libros de este año); acostarse más temprano y  levantarse más temprano; reorganizar los horarios de comidas, sobre todo el hábito de desayunar correctamente, pues se ha comprobado que, los niños que toman  un buen desayuno, presentan mejores desempeños escolares.

Abordar el regreso a clases, en un entorno familiar que se sobreponga a las desagradables aglomeraciones de las compras y propicie un ambiente de alegría y buena disposición, es fundamental para que los niños comiencen un nuevo año escolar llenos de optimismo y sin prejuicios.

Claudia Calderón G.

Profesora de Educación Tecnológica.

Artículos relacionados:

http://www.mercuriocalama.cl/prontus4_nots/site/artic/20100217/pags/20100217000734.html

Algún buen pensador dijo “la única constante es el cambio”  y lo que parece obvio al escribirlo, se torna complejo al peoyectarlo en la vida.

El género humano necesita vive y busca constantemente los cambios, pero extrañamente, le cuesta adaptarse a ellos. Vivimos en un esfuerzo permanente  por controlar “todo” desde el día la hora y el lugar en que nacerán nuestros hijos hasta el equilibrio ecológico del planeta, aveces me pregunto ¿es que todo está en manos del hombre?.

Nuestra necesidad de control nos lleva incluso a pretender manipular el futuro, creyendo que este depende en gran medida de nuestra inteligencia (más individual que colectiva), de las experiencias pasadas, personales y de otros, que han dejado un aprendizaje. Lo comprobable, lo empírico, lo positivista toma entonces una fuerza potente.

Esta suerte de futurología nacida de la experiencias previas nos entrega la engañosa idea de que “el futuro está en nuestras manos” y desde esa idea, formamos espectativas. ¿Qué sucede cuando esas espectativas no se cumplen? ¿qué sucede cuando un elemento del destino altera el curso de lo que creíamos sería el futuro?.

Francamente creo que así como han caído los imperios, las ideologías, las dictaduras, los muros, las altas torres, las economías, los intachables personajes… todo en nuestra vida puede desmoronarse, por lo tanto lo unico certero es que todo puede cambiar. Ante esta “inestabilidad de la predicción”, recurro a las sabias palabras de Edgar Morín: “el futuro se llama incertidumbre” ¿cómo nos enfrentamos entonces a este enorme signo de pregunta que es el futuro?.  Nos angustiamos, nos deprimimos o aprendemos a convivir con la incertidumbre. Esta puede transformarse más en nuestra aliada que en enemiga.

Pensando en estas angustias del ser humano y en cómo abordar la falta de certezas, descubrí a un autor: Otto Schamer , que junto a otros escritores publicó  la “Teoría U”   como una forma en que individuos y organizaciones puedan enfrentar diversas angustias. A través de pasar por las variadas etapas de la “U”, los individuos e instituciones obtienen la habilidad de cambiar patrones de comportamiento, desligarse de lo viejo y abrir nuevos espacios de acción.

La teoría U, presenta 3 etapas y en cada una ellas, algunos pasos:

1.- Percibir: descubrir la realidad y ver la totalidad del sistema del que formamos parte. Nosotros somos parte del problema, este no nos es ajeno, de modo que debemos superar nuestros propios modelos mentales.

a) Suspender el juicio: ser consciente de que nuestra mirada sobre las cosas afecta la realidad.

b) Redireccionar: se trata de desarrollar la habilidad para escuchar y ver desde distintas posiciones.

2.-. Presenciar: se trata de descubrir nuestro conocimiento profundo de lo que está pasando en el sistema y visualizar cuál es nuestro rol, qué debemos hacer ahora, evocando la mas alta posibilidad de futuro. Para ello se recurre a la apertura de mente de corazón y voluntad de las personas.

3.- Materializar: en esta etapa cada persona o institución pone en práctica una “solución prototipo”, que podrá repensarse y rehacerse para ajustarse a la realidad, y como ésta es absolutamente cambiante, las soluciones lo son también. Por ello no hay fracasos, si no prototipos que se adaptan.

Frente a la angustia del cambio permanente, una perspectiva flexible  entrega la tranquilidad de poder abordar la realidad con esperanza y optimismo. Enseñar esa perspectiva a nuestros niños es una tarea permanente en la sala de clases. Se recomienda utilizar un lenguaje positivo en el que  palabras como  “problema” (que en si misma tiene una connotación negativa) se transforme en desafío o  situación. Los términos “error, equivocación” puede ser reemplazados por “búsqueda, intento u oportunidad”. Las palabras tienen el poder de crear mundos y la construcción de un mundo en armonía, depende en gran medida de la educación que reciban los niños.

Los niños que construirán un futuro, aprenden la apertura y la flexibilidad cuando se desarrollan en un entorno acogedor  y adaptable a los cambios. Estos valores son más que una teoría, son un modo de ver y vivir la vida.

Claudia  Calderón G.

Profesora de Educación Tecnología.

Ya se habla de un nuevo paradigma:  El Conectivismos. Aprendizaje para la Era Digital.

Aprendizaje en redes difusas

Aprendizaje en redes difusas

Es una teoría que intenta superar las limitaciones del conductismo, cognitivismo y constructivismo, atendiendo alas características de la generación Net y su entorno social. Según Geoge Siemens, el conectivismo es:

” la integración de principios explorados por las teorías de caos, redes, complejidad y auto-organización.  El aprendizaje es un proceso que ocurre al interior de ambientes difusos de elementos centrales cambiantes – que no están por completo bajo control del individuo.  El aprendizaje… puede residir fuera de nosotros… , está enfocado en conectar conjuntos de información especializada …. La habilidad de realizar distinciones entre la información importante y no importante resulta vital. …”

Pues bien, mucho de los postulados de Siemens, son comprobables, pero, será este nuevo paradigma un remedio “vital” para mejorar la educación de un  país como Chile? ¿qué tanto influirá? ¿cuánto conocen nuestros profesores de estas nuevas tendencias?

Lamento lanzar preguntas que no puedo responder, por eso apelo a la capacidad de opinión fundamentada de personas inteligentes como usted.

 Por favor, quienes se desenvuelven en el mundo de la educación, hagan clic en http://www.diegoleal.org/docs/2007/Siemens(2004)-Conectivismo.doc para informarse y los que no también.

 

Claudia Calderón G, Profesora de Tecnología e Informática

Tenemos un solo planeta y no poseemos conciencia de ello.

Tenemos un solo planeta y no poseemos conciencia de ello.

 

Conceptualizar el género humano es complejo. Individuo, sociedad y especie son una tríada inseparable; interactúan entre sí, se sostienen, se retroalimentan produciendo cultura.

La cultura, en el proceso de globalización, ha buscado democratizar el conocimiento, basándose en técnicas científicas, tecnológicas y burocráticas que necesitan de expertos para manejarlas, mientras el ciudadano común, aumenta su ignorancia compartiendo la creencia de que tiene acceso al conocimiento y participación de las decisiones. En realidad cuanto más se tecnifican las políticas, más retrocede la democracia.

La democracia vive de pluralidades, consensos y antagonismos. Estos  son conceptos vitales para su existencia y  no debe entenderse como la sola tiranía de las mayorías. Los seres humanos compartimos  un mismo planeta y esta condición nos exige desarrollar una “solidaridad planetaria” que sólo se puede alcanzar definiendo un nuevo concepto de “humanidad”, más allá de lo concreto y de lo biológico. La humanidad entendida como una “conciencia común” se transformará en una “noción ética” que dará origen a la antropo-ética como moral planetaria.

El propósito ético del género humano será construir sociedades desde la ciencia y la técnica, procurando que la relación individuo – sociedad  alcance una  verdadera democracia y que la relación entre individuos esté impregnada de “humanidad”.

¿Cuál es entonces el mayor desafío de un profesor en este contexto? ¿Hacia dónde debe apuntar la educación?

 

Texto basado en el documento “Los siete saberes para la educación del futuro” de Edgar Morín. Unesco , 1999, Francia.

 

Yohana Flores, Marta Ferrada, Claudia Calderón.

Poco se ha hablado en Chile de estas dos nuevas herramientas de búsqueda en Internet.

Bing, en nuevo buscador de Microsoft, compite abiertamente con el rey Google.  Según un artículo publicado en http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/01/catalejo/1243868376.html Bing  tiene carácter y permite previsualizar vídeos o ampliar fotos directamente desde la página del buscador. Si esto es bueno o no, útil o entorpecedor, lo sabremos con las horas de uso.bing

 

Tag Galaxy por su parte es una novedosa forma de recorrer el contenido de Flikr. Una interfaz tridimensional, hace que el mundo gire a tu gusto. utiliza la folksonomía como método para arrojar resultados.  ¿Qué tan bueno y util puede llegar a ser? solo los usuarios pueden evaluar.

tagalaxy

Te invitamos a conocer ambos sitios y evaluarlos contestándo la encuesta.

 

suenotic[1]

Apenas se ha instalado en nuestro  lenguaje el término Web 2.0 , y ya se nos viene su evolución “Web semántica o 3.o”.  Al parecer no hay tregua ni valoración para quienes hacen un esfuerzo por entender e integrar las redes. Es una especie de tiranía,  “se está en sintonía con la evolución de Internet o se está en su contra”. 

 En ocasiones dan ganas de pedir, como Mafalda, ¡paren el mundo que nos queremos bajar!, sobre todo cuando trabajamos con niños y jóvenes en la sala de clases. El vertiginoso mundo de nuestros alumnos, sintético, multitarea, inmediato y virtualizado, se parece poco a nuestro mundo reflexivo, filosófico, y en proceso continuo.

Para quienes adoptamos las tecnologías ( o las tecnologías nos adoptaron) el ritmo de la evolución en las redes sociales es un asunto que podría  provocar angustia y desasosiego, ¿cuál o cuáles son las claves para sobrevivir?

Nos aventuramos a dar algunos consejos:

  • Conservar la calma:  todo llega cuando debe llegar.
  • Buscar apoyos: siempre hay alguien que sabe más que usted y está dispuesto a yudarle. En ocasiones los alumnos son un gran aporte.
  • Suscríbase a un sitio que le entregue información actualizada sobre Educación y Tecnología.
  • Dosificar su aprendizaje: es imposible aprender todo y a la vez, piense primero ¿para qué integrar tecnologías a su vida y a sus clases?
  • Aprender lo que realmente le sirva: Una competencia fundamental del profesor en la era del conocimiento es la autogestión de sus propios recursos. Elija las herramientas que le serán realmente útiles a usted y sáquele partido.
  • Evalúe constantemente los resultados: si no son los esperados, puede perfeccionar sus recursos o experiencias pedagógicas, nadie tiene la receta mágica para el éxito.

Esperamos que estos consejos le ayuden a relacionarse armónicamente con las tecnologías.